Consejos generales para aprobar los test psicotécnicos

preparacion, oposiciones, policia, guardia, civil, militar, aprobar, murcia, alcantarilla,FIPOL,calidad, profesional, actualizado, temario

Existen multitud de consejos, pero vamos a tratar de indicaros algunos de los más importantes. Nadie se conoce a sí mismo mejor que uno mismo, de forma que algunos de dichos consejos puede que no te sirvan de nada, mientras que puede que otros te sean de gran utilidad, al experimentarlos como muy beneficiosos a la hora de realizar los diferentes test. Cada uno ha de ser capaz de adoptar las pautas que le lleven al éxito en las pruebas; asi que lee atentamente los siguientes consejos:

– Para superar este tipo de test con  éxito deberás prepararte de forma constante y con mucho trabajo diario, al fin y al cabo esto es una habilidad y como toda habilidad se mejora con la práctica. Ten presente que mu­chas pruebas requerirán, no un conocimiento específico muy amplio, pero sí una capacidad rápida de respuesta. Cuanto más practiques mejor será tu tiempo de respuesta. Cada persona es un mun­do, nadie mejor que uno mismo sabe el esfuerzo que debe realizar para alcanzar su objetivo y no todo el mundo necesita de las mismas horas de práctica. Lo importante es lograr un buen resultado y trabajar a diario es un factor importante en este tipo de evaluación. Practica en casa o en una biblioteca. Busca aquel lugar que te hace sentirte relajado y te ayuda a concentrarte. Debes tener un lugar don­de te sientas cómodo, en un lugar donde tengas espacio suficiente y la luz adecuada. Salvo que te funcione personalmente, evita poner música o la televisión, verás como en algunas pruebas hace aumentar mucho el tiempo de respuesta.

 Crear hábitos de estudio ayuda a la capacidad de concentración y al estudio en general.

Conforme realices distintas pruebas irás asimilando conocimientos que tenías olvidados y otros en los que habías perdido práctica. Intenta ir anotando aquello que te resulte importante, incluso aquellos pequeños trucos propios que has ido perfeccionando con la realización constante de este tipo de pruebas. Este tipo de resúmenes son los que acabarás recordando cuando te enfrentes a tu prueba. Cuando lleves realizados muchos test del mismo tipo y hayas estado constantemente usando la misma tabla a modo de chuleta, acabarás por no necesitarla.

Evita el uso de calculadora para las pruebas de cálculo, ya que en un examen  no te la dejen usar .Cuan­do practiques con alguna prueba de capacidad verbal, al acabar el test no dudes en coger un diccionario y buscar todo aquello que te ha creado la más minima duda. A través de Internet podrás hacer uso del diccionario de la Real Academia de la Lengua Española y del diccionario de Sinónimos y Antónimos.

¡Descansa! No olvides que el descanso es necesario y obligatorio, así que intenta no quedarte hasta el último día practicando una y otra vez, pues con ello sólo vas a conseguir que las cosas te salgan mal y te presentarás a la prueba con una gran inseguridad que tú mismo te has creado la noche de antes.

Descansa de forma periódica y sobre todo la noche anterior a la prueba.

¡Llega el día de tu examen! Ante todo, hay una regla de oro que no es fácil de conseguir, pero debes esforzarte por estar lo más tranqui­lo posible para poder hacer el test con la mente abierta y despejada. Piensa que lo llevas preparando mucho tiempo y que le has dedicado mucho esfuerzo y trabajo, por lo que te tiene que salir bien. De nada te sirve ponerte nervioso, nada más que para hacerlo todo mal y arrepentirte después. Mantén una actitud constructiva piensa que si es difícil para ti lo es también para el resto.

  • Lee las instrucciones del test atentamente. De todas formas, en algunas ocasiones antes de iniciar una de estas pruebas los miembros del tribu­nal en sala suelen hacer una breve explicación de la prueba que se va a realizar, si te quedan dudas sobre cómo hacerla pregunta al inicio, una vez iniciada la prueba seguramente no te den más indicaciones.

También deberás leer con atención cada una de las pruebas que se te van a plantear en los cuadernos de exámenes. Por norma general, existen una serie de test que se realizan en todo tipo de pruebas por la generalidad de su contenido, pero no te apresures a realizarlos. A veces caerás en el error de dar por supuesto de que un tipo de prueba se refiere a otra que ya has realizado de forma continuada en casa y puede que si no la lees detenidamente te equivoques en la operación a realizar.

Si, al presentarte varias veces al mismo proceso de selección, te acostumbras a un mismo patrón de prue­bas y en un mismo orden, eso te puede llevar a cometer errores. Basta con que un año te cambien de orden las pruebas.

Con la práctica en casa de este tipo de pruebas, acostúmbrate a reali­zar siempre las mismas marcas, utiliza una hoja de respuestas normalizada similar a la de la oposición. Es bueno que te acostumbres a marcarlas siempre de la misma forma, de manera que puedas diferen­ciar las respuesta. Tendrás preguntas más claras que otras, algunas dudosas y otras que no sabes por adelantado cómo se resuelven.

  • Si te atrancas en una pregunta no le des más vueltas, pasa a la siguien­te ya que obtendrás un mejor resultado cuantas más contestes y me­nos fallos cometas. Es más fácil fallar cuando se duda que cuando se tiene muy clara la respuesta, así que si localizas la opción correcta de inmediato pasa a la siguiente cuestión.

 

Utiliza siempre un reloj para controlar el tiempo en los exámenes haz un reparto entre el tiempo y las preguntas, ten en cuenta que corrige un ordenador valen igual las preguntas fáciles que las difíciles asi que no te puedes dejar en blanco ninguna de las fáciles.