¿Qué estrategias existen para superar el tipo test de la Policía Nacional?

preparacion, oposiciones, policia, guardia, civil, militar, tropa, aprobar, murcia, alcantarilla, barato, low, calidad, profesional

 

Práctica y más práctica es la única forma de convertirse en un experto superando exámenes tipo test. Pero también ayuda conocer algunas estrategias y trucos para estudiar  y  en el examen.

Pero si aprendes algunas estrategias y consejos que mezclados con tus muchas horas de estudio te asegurarán el éxito.

Cómo estudiar.

En este tipo prueba no es tan importante memorizar. Efectivamente, no es necesario memorizar textos extensos, pero también hay que memorizar, en este caso, datos puros (funciones, dependencia, nivel orgánico). Por tanto, aunque no tengamos tanto trabajo que en una prueba oral, sigue siendo fundamental utilizar la memoria.

Para sacar nota no cuenta el poder de oratoria, ni saber presentar bien las respuestas. Sólo suma puntos  marcar la respuesta correcta y para eso lo fundamental es comprender a fondo la materia. Por eso, si cuando estudias tienes dudas debes resolverlas rápido. Utiliza el foro que FIPOL ha habilitado para esto, o toma nota y en la siguiente clase que el profesor la resuelva.

 

Técnicas al empezar el examen

 1.       Instrucciones.

Presta mucha atención a las instrucciones, verbales de los Policías en la sala. Deberás tener muy claro; forma de abrir el cuestionario; si puedes usar el cuestionario como borrador, etc. Si no entiendes algo, pregúntalo antes de que se inicie la prueba selectiva, pues, normalmente, no se lo permitirán más tarde.

Cumplimenta todos los datos de la hoja de respuestas, antes de empezar a responder, nombre, apellidos, dni, esto es muy importante asegúrate de no equivocarte.

Lo primero que tienes que hacer una vez iniciada la prueba es  leer bien las instrucciones, buscando información básica del examen, por ejemplo es típico que en los test psicotécnicos series de letras o números pidan el segundo número que continua la serie de forma que si no has leído bien las instrucciones ¡has picado!.

  1.   Responde primero las preguntas fáciles.

Cuando empieza el examen, lo primero es responder a todas las preguntas más fáciles, saltando aquellas donde tienes dudas sobre la respuesta, o que requieren tiempo para calcular o razonar la respuesta.  De las preguntas que saltas,  marca en el cuestionario, nunca en la hoja de respuestas, aquellas que crees que podrías responder correctamente pero necesitan más tiempo. La idea es obtener rápidamente todos los puntos “fáciles” nada más empezar, y dejar el máximo tiempo posible para las preguntas más difíciles. Si respondes a todas las preguntas en orden, el riesgo es que dediques demasiados minutos a preguntas complicadas, y se te acabe el tiempo y dejes preguntas fáciles sin responder.

  1. Continúa con las preguntas más difíciles, pero que sepas responder.

Tras responder a todas las preguntas fáciles, vuelve al principio y empieza a contestar a las preguntas que has marcado. Cuando las estés resolviendo, sólo responde si tras dedicarles el tiempo necesario tienes confianza en poder responder correctamente ya que invertimos tiempo tenemos que asegurarlas. En cuanto veas que una pregunta te está dando problemas sáltala de nuevo.

Tras el segundo paso habrás ya has respondido a todas las preguntas que sabes, y las que te quedan ya son preguntas sobre las que tienes dudas, o que directamente no tienes ni idea. Ahora tienes que hacer dos cosas. Primero, mirar el reloj para ver cuánto tiempo te queda, y después calcular cuántos puntos has sumado.

 

  1. Decidir si responder o no las preguntas de las que no estás seguro.

Recuerda que en los exámenes de la oposición a la Policía Nacional, penalizan las respuestas incorrectas, pero las preguntas no respondidas ni suman ni quitan puntos: En este caso, sólo quieres responder si la probabilidad de acertar es tanta para que en promedio los puntos de los aciertos superen las penalizaciones. Ten en cuenta que en cualquier pregunta la probabilidad de adivinar la respuesta correctamente es 1 sobre el número de respuestas entre las que tienes que elegir. Sin embargo, si puedes descartar una o más de las opciones porque sabes que están incorrectas, la probabilidad de acertar sube. Depende de cada examen pero, en general, si se dan las siguientes condiciones tienes buenas probabilidades de subir puntos arriesgando:

  • La penalización por un error es un tercio o menos de lo que ganas con un acierto.
  • En cada pregunta donde vas a adivinar, puedes descartar  suficientes opciones (porque sabes que están equivocadas) para que sólo tengas que elegir entre 2 ó 3 opciones.
  • Vas a adivinar la respuesta de por lo menos 4 preguntas.

Por ejemplo, si un acierto vale 1 punto, un error supone restar 0,25  puntos,  vas a adivinar la respuesta en 4 preguntas, y en cada una de ellas puedes descartar opciones de modo que sólo estás dudando entre 3 posibles respuestas, tendrías las siguientes probabilidades:

  • 19,8% de equivocarte en todas y perder 1 punto
  • 39,5% de acertar 1, equivocarte en 3 y ganar 0,25 puntos
  • 29,6% de acertar 2, equivocarte en 2 y ganar 1,5 puntos
  • 9,9% de acertar 3, equivocarte en 1 y ganar 2,75 puntos
  • 1,2% de acertar las 4 preguntas y ganar 4 puntos

Como puedes ver, lo más probable sería mejorar tu nota, pero no es sin riesgo. En este ejemplo tendrías una probabilidad de 20% (es decir, 1 de 5 veces) de perder 1 punto.

Con esto no queremos decir que contestéis por contestar sin ni siquiera intuir la respuesta. Pero es cierto que a veces por miedo a ese índice corrector que básicamente en la Oposición a Policía Nacional es opciones de respuesta menos uno, dudando entre dos opciones de respuesta eso es que estamos al 50 por ciento de probabilidad de acertar la dejamos en blanco, como siempre os decimos en clase en esos casos hay que ser valiente y contestar.

 

  1. Repasar tus respuestas.

Si tienes tiempo, repasa las preguntas y tus respuestas. Muchos puntos se pierden en este tipo de test por haber leído mal la pregunta al leer rápido se pierde agudeza visual, y es el típico error que puedes corregir al final repasando cada pregunta antes de entregar el examen, mientras tenemos el examen en la mano seguimos trabajando.

 

Técnicas para evitar errores tontos:

  • Lee detenidamente cada pregunta antes de responderla: Se pierden muchos puntos por leer mal la pregunta, y es un error fácilmente evitable. Una simple coma o un adverbio pueden cambiar todo el sentido a una frase. Muchas veces el exceso de confianza o la rapidez con la que leemos algo hace que supongamos cosas que no están escritas. Si queremos evitar este error, hay que leer y releer la pregunta antes de decidir qué respuesta seleccionar.
  • Intenta responder sin mirar las opciones: Si miras las opciones sin hacer el esfuerzo que supone pensar o calcular la respuesta correcta, es más fácil que te equivoques al ver una opción que a primera vista parece razonable, pero que no es la correcta.
  • Lee todas las opciones: Si te paras en cuanto ves una opción que te parece correcta, es posible que no llegues a ver otra opción que es más completa y mejor que la primera.

 

 

Técnicas para responder a preguntas difíciles.

  • Cuestiona opciones que no encajan gramáticamente con la pregunta. Para respuestas no numéricas, asegura que la respuesta que te parece correcta concuerda en número y genero con la pregunta. O, si no sabes cuál es la respuesta correcta, a veces puedes descartar algunas opciones utilizando esta técnica.
  • Cuestiona opciones que no te suenan para nada.
  • Cuestiona opciones que contienen palabras negativas o absolutas. Muchas veces la respuesta es otra opción parecida y no absoluta. Nuestra oposición contiene temas regulados por normas jurídicas, por eso los SIEMPRE o los NUNCA no suelen ser opciones buenas.
  • Compara dos respuestas que parecen correctas. Si dos opciones parecen correctas, compáralas para encontrar las diferencias, y vuelve a leer la pregunta para determinar cuál es la mejor respuesta.
  • Considera  “Todas las anteriores”. Si dos de tres respuestas te parecen correctas tras releer la pregunta y existe la opción “Todas las anteriores”, hay una buena probabilidad de que sea la respuesta correcta.
  • Asegura que la respuesta que eliges es siempre correcta. Recuerda que la mejor respuesta debe ser cierta siempre, en todos los casos, y sin excepción. Si crees que una respuesta es la “más” correcta, pero hay una excepción, probablemente la respuesta correcta es otra.
  • Confía en tu primer instinto: Si hay dos respuestas que te parecen que podrían ser correctas y te decantas por una de ellas, no vuelvas más tarde a cambiar tu respuesta por la otra. Estudios demuestran que tu primera impresión es correcta con más frecuencia.

Y como siempre os decimos en Fipol:

  • Descansar bien la noche anterior. Si estás relajado y con energía, más capacidad de raciocinio tendrás.
  • Llegar a tiempo y con todo el material que necesitas. Revísalo la noche anterior.
  • Aproveche el tiempo: trabaja deprisa. Mantén siempre una actitud constructiva, tenemos que “construir” nuestro examen.
  •  Confía en tus sus posibilidades; piensa que no sólo cuenta lo que tu hagas, sino lo que hagan los demás opositores.
  •  Presta mucha atención a todas las preguntas; se suele tallar en las más sencillas, no te confíes que te está examinando la División de Formación.
  • Evita distracciones; céntrate en tu examen y no mire o hable con otros candidatos.